La Semana Santa

Comparte con tus amigos:

La Semana Santa es la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Solemnidad, gravedad y celebración se unen de una manera curiosa en muchos festejos y, aunque prácticamente cada pueblo de España tiene sus propios ritos, hay cosas que son comunes. Os vamos a mostrar algunas.

Pero antes de comenzar con esas tradiciones os vamos a aclarar uno de los puntos más complejos de la Semana Santa: muchos os preguntaréis por qué se celebra cada año durante una semana distinta y no – por ejemplo- como navidad, que siempre es el 25 de diciembre. Según la tradición Jesús y sus discípulos celebraron el primer Jueves Santo coincidiendo con la Pascua Judía, en la que se recuerda la marcha de los hebreos de Egipto. Esta festividad se celebra el día 15 del primer mes del calendario judío, del cual es difícil buscar una equivalencia exacta ya que también tiene en cuenta las fases de la luna.

Última cena

Lo único que sabían los cristianos de aquella época era que Jesús celebró la Pascua Judía una noche de luna llena. Por tanto durante el concilio de Nicea, en el año 325 después de Cristo, se acordó que el Jueves Santo se celebraría el jueves siguiente a la luna llena que se presenta entre marzo y abril. Sí, es un tanto complicado. Pero no os preocupéis, las tradiciones de las que ahora os vamos a hablar son más claras y, a la vez, más curiosas.

Si ya habéis estado durante estas fechas en España habréis visto que en prácticamente todos lugares hay una procesión en la que por las calles se “pasean” tallas de diferentes Cristos. Pues bien, no hay un acuerdo entre especialistas: mientras algunos dicen que el origen estaría en las reuniones clandestinas de los primeros cristianos que llevaban los cuerpos de los mártires a sus sepulcros, otros creen que la costumbre de llevar una imagen divina en procesión es la conversión de algunas costumbres paganas; de hecho se cuenta que en la Atenas clásica ya se paseaba una estatua de Atenea por las calles de la ciudad para pedir su favor.

Os habrá llamado la atención que en muchas de esas procesiones hay personas que llevan unos extraños trajes con sombreros picudos que les tapan la cara. Son los “nazarenos”, también llamados “penitentes” (aunque para muchos unos y otros no se parecen en nada). Suelen ser personas que han decidido pagar algún pecado o pedir un favor a Dios. Según se cuenta sus vestidos tienen esa apariencia porque recuerdan a los cipreses, que a su vez recuerdan a las velas, símbolos del alma que asciende al cielo tras consumir su vida. Sin embargo su origen podría estar en los “sambenitos”, prendas usadas hace siglos para “marcar” a aquellos que habían cometido un pecado.

Procesión y penitentes

Procesión y penitentes

Seguramente os habéis fijado en que al paso de la procesión hay quien canta (especialmente en Andalucía) unas composiciones en verso que tratan sobre el sufrimiento de Jesús. Son las llamadas “saetas”. Al parecer se llaman así porque son cantadas con tal fuerza que recuerdan, de manera poética, a saetas (esta palabra es sinónimo de “flecha”).

Ahora vayamos a temas más dulces… y no es broma. De igual manera que en otros países es típico tomar los típicos huevos de Pascua en España se toman las monas o las torrijas. Las monas son unas tortas de harina y huevo, aunque actualmente también se hacen de chocolate, que en regiones como Valencia, Baleares o Cataluña regalan los padrinos a sus ahijados. La torrija, más extendida, es un pedazo de pan mojado en leche, frito y rebozado con azúcar y canela. Los orígenes de ambos dulces están en la antigua necesidad de comer algo muy nutritivo en los días de Semana Santa en los que no se puede comer carne. Como os podéis imaginar una mona o una torrija son alimentos contundentes que llenan mucho.

Mona y torrija

Mona y torrija

Así nos hemos dado cuenta de que hay muchas tradiciones para investigar. Pero, claro, no nos entran todas en un post. Os animamos a preguntar y a investigar. Las costumbres siempre son interesantes y rastrear sus orígenes os puede traer más de una sorpresa.

Si quieres leer este post en inglés sigue este enlace.

Deja una réplica o Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *